Equinoterapia

La Equinoterapia o las Terapias Ecuestres son tratamientos que recurren a actividades con caballos con el propósito de contribuir positivamente al desarrollo cognitivo, físico, emocional, social y ocupacional de las personas que sufren algún tipo de problemática. Las necesidades de cada usuario determinan qué profesionales deben hacerse responsables de las Terapias, y por tanto, del seguimiento de cada una de las sesiones.

En estas terapias, el caballo es una herramienta de trabajo capaz de integrar, rehabilitar y reeducar, con el fin último de que el sujeto tratado alcance una mejor calidad de vida. Ejemplos de sus resultados positivos son: niños autistas, incapaces de mostrar afecto hacia sus seres más allegados, son capaces de abrazar a su caballo; jóvenes en silla de ruedas han logrado caminar; niños hiperactivos logran alcanzar estados de relajación, etc.

La Equinoterapia está recomendada para personas con discapacidad psíquica, física o sensorial, con trastornos psicológicos, del lenguaje, del aprendizaje, con problemas de marginación, inadaptación social, así como para cualquiera que necesite superar miedos, inseguridades, mejorar la autoestima, etc. Para los familiares de las personas enfermas, la Equinoterapia también puede serle muy útil.

Concretamente, estas terapias están indicadas para casos de:
  • Parálisis cerebral
  • Ataxias
  • Lesiones medulares
  • Lesiones cerebrales
  • Espina bífida
  • Parkinson
  • Distrofia muscular
  • Síndrome de Rett
  • Fibromialgia
  • Síndrome de Down
  • Fibrosis quística
  • Trastorno del desarrollo
  • Esclerosis múltiple
  • Autismo
  • Politraumatismos
  • Retraso psicomotor
Los objetivos y beneficios que se pueden trabajar y conseguir a través de las Terapias Ecuestres son múltiples:

Área psicológica/cognitiva

  • Mejora la autoestima
  • Mejora el autocontrol de las emociones
  • Potencia el sentimiento de normalidad
  • Mejora la autoconfianza
  • Mejora la capacidad de atención
  • Trabaja la memoria

Área de comunicación y lenguaje

  • Mejora/aumenta la comunicación gestual y oral
  • Aumenta el vocabulario
  • Mejora la articulación de palabras

Área psicomotora

  • Desarrollo del movimiento horizontal y vertical
  • Construcción de la simetría corporal
  • Fomento de la coordinación psicomotriz gruesa y fina
  • Desarrollo de la lateralidad

Área de adquisición de nuevos aprendizajes y técnica de equitación

  • Aprender a cuidar el caballo
  • Colaborar en las tareas de higiene
  • Diferenciar los distintos utensilios que se emplean para limpiar al caballo
  • Conocer el equipo del caballo y su orden de colocación
  • Subir y bajar del caballo lo más automáticamente posible
  • Aprender a conducir al caballo al paso, al trote, al galope
  • Montar con y sin silla

Área de socialización

  • Relacionarse con personas que no pertenecen al propio entorno familiar o escolar
  • Crear relaciones de amistad con compañeros
  • Desarrollar el respeto y el amor hacia los animales

Área médica

  • Estimulación de la peristalsis
  • Estimulación del sistema circulatorio
  • Estimulación del sistema respiratorio

Área motora

  • Regulación del tono muscular
  • Inhibición de reflejos tónicos y movimientos asociados
  • Grabación y automatización del patrón de locomoción
  • Estabilización de tronco y cabeza
  • Incremento de la elasticidad, agilidad y fuerza muscular
  • Desarrollo del sistema propioceptivo